Cómo transformar un rincón de tu casa en tu espacio de trabajo

Si te ha gustado... ¡comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Cada vez son más los que deciden trabajar en casa, ya sea porque tu trabajo lo requiera o por decisión propia. Por ese motivo es recomendable acondicionar un rincón de tu casa y convertirlo en tu espacio de trabajo.

Al principio puede parecer una tarea complicada. Lo fundamental para conseguir un rincón adecuado sin morir en el intento es delimitar bien el espacio del trabajo separándolo bien del resto de la casa y otro punto fundamental será decorarlo a tu gusto para que sea lo más confortable posible.

 

Elegir los elementos adecuados

Una vez ya hemos elegido donde nos vamos a situar viene la parte más divertida de todo el proceso: la decoración. Elegir el mobiliario adecuado puede marcar la diferencia y hacer de tu pequeña oficina un lugar donde te sientas cómodo para trabajar.

La idea final es ser productivo dentro de tu propia casa, ¿no? De cualquier manera, nunca vienen mal un par de consejos sobre qué elementos son fundamentales en un espacio de trabajo.

  • Mobiliario:

    Elige un escritorio cómodo, preferiblemente sin cajones, para tener más libertad en la parte de las piernas. Si el espacio que vas a acondicionar es pequeño, puedes elegir un modelo en L para aprovechar la esquina. También necesitarás una silla con ruedas y respaldo cómodo. Intenta no sobrecargar mucho el escritorio para tenerlo lo más despejado posible, esto te facilitará encontrar las cosas antes y no sentirte agobiado.

espacio de trabajo

  • Espacio de almacenaje:

    Será muy importante contar con organizadores para ir almacenando todos los documentos y carpetas, estos organizadores se tienen que situar cerca del escritorio para tenerlo lo más a mano posible.

  • Iluminación:

    La luz es fundamental para que tu espacio de trabajo funcione. Es importante que intentes establecer tu pequeña oficina en el lugar más luminoso de la casa. Si eso no es posible, puedes recurrir a lámparas de escritorio de flexo o a lámparas aéreas si tu espacio es muy reducido. Estas últimas tienen la ventaja de proporcionar luz cenital, que favorece mucho las jornadas nocturnas de trabajo.

  • Color:

    Ya sabemos la incidencia de los colores en nuestro estado de ánimo, así que no deberías tomarte a la ligera elegir el tono adecuado para tu espacio. El blanco es muy favorable para espacios pequeños y para quienes buscan sensación de calma.

  • Detalles:

    Como ya decíamos antes, la decoración va en función de tus gustos. Puedes añadir ilustraciones o cuadros a tus paredes o establecer un rincón para colocar un par de plantas que le aporten color y vitalidad a tu espacio.

 

¿Qué te han parecido estos trucos para transformar un rincón de tu casa en tu espacio de trabajo? Si eres de los que trabaja desde casa o lo necesitas para estudiar, ¡haz que se convierta en tu lugar favorito para poner en marcha tus grandes proyectos!

Si te ha gustado... ¡comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Quizás también le guste...